El lesbianismo como patria

Maravillosa imagen del kamasutra lésbico: www.kamasutralesbico.net/
Maravillosa imagen del kamasutra lésbico: http://www.kamasutralesbico.net/

Era una noche de verano, pero ya no recuerdo la fecha exacta. Entonces, creía que jamás iba a poder olvidar aquel día. Carlos Baute tocaba en fiestas de Portugalete, pero nosotras no fuimos. Compramos una botella de tequila y pedimos sal y limón en un kebab. Creo que pusimos ‘El diario de Noa’ y nos acariciamos los antebrazos mutuamente mientras acabábamos la botella. De madrugada, en lo que recuerdo un estado de semisueño, nos besamos. Sentí como las lágrimas caían por mis mejillas. Llevaba tiempo negando una sensación estomacal, pero ya no había forma de seguir haciéndolo. Me cree y creí cientos de excusas, pero la realidad se impuso entre muchos disgustos, peleas y amores. “Soy lesbiana”, pensaba continuamente y no podía quitarme aquellas palabras de la cabeza.

Luego, la vida, nuevas novias, un continuo salir del armario, el feminismo, teorías para aquí y para allá, debates y conflictos sobre una identidad que hoy reconozco, pero no conozco. Yo no he construido mi deseo sino que él me ha construido a mí. Tenemos que tener mucho cuidado porque quiénes hablan de mí, no saben nada de mi vivencia y, otras, probablemente más cercanas a mi historia de vida, siguen diciendo que no es importante si duermen con un hombre o con una mujer. Sandra Barneda, te equivocas porque es muy importante.

La etiqueta ‘lesbiana’ responde a una identidad inexplorada por sus habitantes que corre el riesgo de ser colonizada por quienes han creído agotar las suyas. Si no ha estado negada, se ha silenciado y cuando ha alzado la voz ha sido para diluirse en un etcétera. Qué esencial, qué poco queer, qué poco debo saber de construcción de identidades, qué categórica. Este post nace de mi estómago, como mi deseo, como el amor, como mi identidad.

Una amiga dice haber redirigido su deseo hacia las mujeres como apuesta política, por coherencia. El lesbianismo planteado como resistencia ante un sistema que no le gusta. Ante su apuesta vital, que entiendo desde la razón, aparecen ante mí cientos de dudas. ¿Cómo es posible moldear el deseo? ¿Cómo pasar por el cuerpo una construcción teórica? ¿Cómo puedo evitar sentirme atacada? Un comentario en otro post de este blog (No entiendo de batallas no vividas) me retumba aún en la cabeza. Decía algo así como que no podía blindar el lesbianismo a mi vivencia, que no podía categorizar un lesbianismo bueno o malo según el sufrimiento o no sufrimiento que haya causado en la vida de la persona en cuestión. Es cierto. Es más, es innegable; pero ¿cómo entender que el lesbianismo es una construcción social si yo no he tenido esa opción? ¿En qué momento yo, que durante mucho tiempo deseé saber desear a hombres, construí la mía? Es, obviamente, una postura esencialista, pero ¿cómo evitarla si el lesbianismo es para mí esencia? ¿Cómo aceptar que la construcción política del lesbianismo niegue mi vivencia? Creo que pasa algo parecido ahora con la monogamia. Las teorías sobre el poliamor, que han entrado arrasando en el movimiento feminista y que ponen continuamente en entredicho la apuesta personal, razonada o sentida, de quienes hemos elegido otra opción. Ahora, debe ser, en el feminismo sólo tienen cabidas las relaciones poliamorosas. Si no es así es porque estás limitada, asustada o equivocada. Empiezo a hartarme de este feminismo castrador que estamos creando. Mi relación lésbica y monógama está siempre cuestionada: por la heteronormatividad, por los movimientos queer, por las feministas, por las poliamorosas.

Sabemos que la identidad lésbica es una identidad de resistencia; que no somos mujeres; que no somos gais; sabemos que es una identidad heterogénea, cambiante y muy personal, pero aún así siento que es un territorio virgen. Siento el lesbianismo como una patria –curioso dado mi antipatriotismo radical-, que puede ser devastada en cualquier momento. Y según más escribo, más “nazi” me siento. Pero, ¿por qué soy lesbiana? ¿Por qué yo no tuve opción? ¿Son estas preguntas una trampa en sí mismas? ¿Intentar comprender mi identidad lésbica no es caer en la lógica heteropatriarcal? ¿Dónde está el punto de entendimiento entre las lesbianas que lo son impulsadas por las teorías feministas y las que hemos llegado al feminismo impulsadas por nuestro deseo feroz y voraz por otras mujeres? ¿Cómo evitar que parezca que estoy jerarquizando?

No encuentro respuestas para estas dudas personales que además condicionan mi relación con el movimiento lesbofeminista, en el que no encuentro todas las caras que me gustaría ver, ni todas las propuestas. ¿Qué tipo de pensamientos estamos creando? ¿En qué esta el movimiento lesbianista? ¿Tiene algún objetivo más allá de las deconstrucciones teóricas? ¿Son el movimiento lesbianista y feminista espacios más ociosos y estéticos que proclives a cambios reales? Lo queer, que no consigo entender como identidad, está evitando que tengamos objetivos claros. ¿Qué importan las deconstrucciones si no estamos en las calles? Acabamos de saber que la mayoría de los delitos de odio en el Estado español son delitos homófobos, tránsfobos y lesbófobos y no ha pasado nada. No ha pasado nada porque las feministas están demasiado ocupadas en pelear el derecho al aborto en una lucha que nos deja fuera a muchas; porque las lesbianistas cada vez somos más etéreas; porque el movimiento gay ha arrasado con sus demandas de normalidad; porque estamos cansadas, porque somos pocas, porque estamos hartas.

Demasiadas preguntas, me temo, para tan pocas respuestas. Y demasiados miedos. Aún no he podido explorar mi identidad, porque estoy demasiado ocupada intentando que la respeten, como para no resistirme a que me la arrebaten. No se puede empezar la casa por el tejado, pero imagino que también tendré que aceptar que todos los caminos llevan a Roma.

 

Anuncios

Un comentario en “El lesbianismo como patria

  1. Salvando las distancias, a mí me pasó con la monogamia como a ti con el querer saber desear a hombres. Durante mucho tiempo mi incapacidad para amar a una sola y única persona me hizo sentir mal, me hizo intentar forzarme a encajar en esa manera de tener relaciones que se conoce como monogamia, hasta que al cabo de años y años asumí que era mejor aceptar mi “inadaptación”. Fue después cuando supe que había teorías y escritos al respecto, que existía algo llamado poliamor (concepto que nunca he llegado a entender del todo, he de decir), que relacionarse afectiva y sexualmente de otras maneras es para muchas personas una cuestión política. Algo que, repito, para mí no fue realmente una elección consciente, surgió en mí sin previos planteamientos teóricos o ideológicos.
    Aún no me he topado con ese feminismo que mencionas, que condena y recrimina a las que optáis por la monogamia, pero esa actitud me parece que es cambiar una opresión por otra. No voy a hacer una defensa del individualismo, sé que nuestras decisiones como mujeres están siempre cargadas políticamente, pero bastante tenemos las mujeres con la educación de mierda que hemos recibido (la mayoría de nosotras), con tener que vivir día a día la contradicción muchas veces insoportable entre los posos de esa educación (en cuanto a hábitos, sentimientos y deseos) y nuestras ideas feministas, con sobrellevar y superar el sentimiento de culpa constante en que nos han educado (a muchas de nosotras) como pare encima tener que enfrentarnos a hermanas, compañeras de opresión y de lucha que deciden que es una buena idea contribuir a la bota que nos pisa el cuello, y todo poniendo planteamiéntos teóricos e ideológicos por encima de la solidaridad, la humanidad, la comprensión, la sororidad entre nosotras.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s